etapa

ETAPA: 0 a 6 meses

¡Por fin ha llegado la persona que más esperabas!

Ser padre o madre es algo maravilloso que estás experimentando, y prepararse para comenzar a alimentar a tu bebé es emocionante. Es normal sentirse desorientado, por eso en Nutribén® te ayudamos con útiles consejos sobre tu bebé en esta etapa de iniciación.

Consejos sobre Alimentación

Los beneficios de la lactancia materna.

Los beneficios de la lactancia materna.

La leche materna tiene muchos beneficios para ti y tu bebé. Proporciona a tu bebé anticuerpos, que le protegen contra enfermedades, como resfriados. Además, reduce la probabilidad de desarrollar alergias, eczemas o diabetes. Y sale a la temperatura ideal de tu pecho para alimentar a tu bebé, por lo que no es necesario prepararla en un biberón previamente. La lactancia te ayuda a volver a la normalidad, después de los cambios que has sufrido.

Otra de sus cualidades es que los bebés amamantados son menos propensos a sufrir de trastornos de estómago y estreñimiento. La leche materna es fácil de digerir, ya que es la alimentación adecuada para el bebé. 

Es el método más práctico de llevar leche, no necesita botellas ni kits para prepararla y siempre sale a la temperatura adecuada. 

Facilita también la vuelta a la normalidad, el útero vuelve más deprisa a su tamaño natural y retrasa el incio de la menstruación. Incluso ayuda a perder peso durante el embarazo. 

Vitaminas y minerales esenciales para el correcto desarrollo de tu bebé

A pesar de que sólo necesita cantidades muy pequeñas de vitaminas en su dieta, éstas son vitales para su crecimiento, desarrollo, aporte energético y protección de células y tejidos.

Una forma práctica y divertida de ayudarle a tener una dieta sana y equilibrada, es ofrecerle una dieta basada en los colores del arco iris: amarillo para alimentos ricos en almidón, marrón para carnes y/o legumbres (judías y lentejas) y rojos, verdes, morados y naranjas para verduras y frutas.

Si tu bebé recibe exclusivamente la leche materna, es recomendable un suplemento de vitamina D diaria de 10 microgramos. Pero es muy importante que antes de hacerlo, consultes con tu médico.

VITAMINA A

Ayuda a que sus huesos y dientes crezcan fuertes, mejora su visión y mantiene su piel sana.

VITAMINA B1 (TIAMINA)

Libera energía a partir de carbohidratos y ayuda a un crecimiento normal.

VITAMINAS B2 (RIBOFLAVINA) B3 (NIACINA) Y B6

Le aportan energía y, desarrollan su metabolismo y la formación de tejidos.

VITAMINA C

Es un antioxidante que, no sólo le protege de los radicales libres, sino que también ayuda al desarrollo de sus dientes, huesos, cartílagos y encías.

VITAMINA D

Mejora la absorción de calcio y fósforo, y ayuda a mantener fuertes sus huesos y dientes.

VITAMINA E

Es un antioxidante que protege la grasa de los tejidos del cuerpo, contra la oxidación.

ANTIOXIDANTES

Los radicales libres son sustancias que se liberan de las reacciones químicas de nuestro cuerpo, y causan daños en las células, las proteínas y el ADN. Por ello, los antioxidantes, como las vitaminas (vitamina A, C y E) luchan contra ellos.

MINERALES

Los minerales se pueden dividir en dos tipos, los que necesita el cuerpo en pequeñas cantidades, como el hierro, el zinc y el selenio, y los que necesita en mayores cantidades, como el calcio, fósforo y sodio.

CALCIO Y FÓSFORO

Ayudan a desarrollar y mantener los huesos y dientes sanos.

HIERRO

Construye los glóbulos rojos de la sangre.

ZINC

Aporta energía al metabolismo y mejora la formación de tejido.

SELENIO

Protege contra el estrés oxidativo.

MAGNESIO

Es un suministro de energía para el metabolismo y la formación de los tejidos.

¿Está recibiendo su tripita lo suficiente?

En la primera etapa de introducción de sólidos, el objetivo principal es que tu bebé se acostumbre a tomar alimentos con cuchara y se adapte a las nuevas texturas y sabores. Su fuente más importante continúa siendo la leche materna o de fórmula, por lo que no es necesario darle demasiados alimentos al principio.

Puedes comenzar ofreciéndole sólidos una vez al día, se recomienda después de su toma de leche materna o de fórmula, eligiendo un buen momento en el que no estéis cansados. A media mañana suele ser el mejor momento, asique después de su toma de leche, puedes ofrecerle una o dos cucharaditas de papilla o potito®, para comenzar.

Durante las próximas semanas, poco a poco, puedes aumentar la cantidad de comida, pero siempre después de la toma de leche.

Cuando tu bebé acepte cómodamente estas dos cucharaditas o medio potito®, puedes comenzar a añadir una segunda comida al día. Un buen momento puede ser por la tarde, después de la toma de leche.

Puedes probar a introducir un nuevo alimento a la vez, durante dos y cuatro días, antes de la adición del mismo a su dieta. Una vez tu bebé se ha acostumbrado al sabor del nuevo alimento, puedes mezclarlo con sus comidas.

Sus primeros alimentos sólidos, ¿cómo introducirlos?

Entre los 4 y 6 meses tu bebé está listo para introducir los primeros sólidos en su cuerpo, pero asegúrate de que no introduces este tipo de alimentos demasiado pronto (antes de los cuatro meses), ya que su sistema digestivo no está listo. Cada bebé es diferente, por lo que el momento adecuado para pasar a alimentos sólidos puede variar, pero sin duda no debes precipitarte.

Es mejor que no dejes la introducción de sólidos hasta los seis meses, ya que tu bebé podría perder algunos nutrientes necesarios para su crecimiento. Si tu bebé ha nacido prematuramente debes consultar con tu médico.

SE ABALANZA A POR MÁS COMIDA

Un posible signo de que, está preparado para introducir sólidos, se produce cuando comienza a mostrar interés en lo que come, incluso se inclina hacia delante, incluso llega a la comida del plato.

LA LECHE NO ES SUFICIENTE

Te darás cuenta de que no está satisfecho con la leche. Si aún llora porque tiene hambre después de una toma de leche completa, puede que sea una señal. También, puede exigir más en cada toma o con más frecuencia. Pero si estos signos aparecen antes de los cuatro meses, es demasiado pronto para introducir sólidos, aunque podrías aumentar las tomas ligeramente, consultando previamente con tu médico.

SE DESPIERTA POR LA NOCHE

Tiene hambre por la noche, y eso le hace despertarse, cuando solían dormir de un tirón.

ABRE LA BOCA A MENUDO

Se lleva juguetes o sus manos a la boca y la abre fácilmente si le pones una cuchara en los labios.

MAS GRANDE Y MÁS FUERTE

Ya mantiene su cabecita erguida y pesa casi el doble que al nacer.

Recuerda que no hay dos bebés iguales, y que cada uno progresa a su ritmo. No te preocupes si tu bebé no cumple con estos signos, no está listos aún para los sólidos, pero lo estará. Para cualquier duda, consulta con tu médico.

.

Utilizamos cookies para mejorar el uso de nuestra página web y mejorar tu experiencia de navegación. Más información.