etapa

ETAPA: 12 a 18 meses

Tu ‘pequeña’ gran persona

Tu bebé comienza a tener necesidades afectivas, quiere convertirse en parte de la familia y empezar a comer como el resto. La interacción social en la comida es una forma maravillosa para que tu bebé aprenda buenas maneras de alimentarse, y tú eres su modelo a seguir.

Consejos sobre Alimentación

¡Ya come solito! Su dieta cada vez se parece más a la de los ‘mayores’

Una vez los sólidos son parte de la dieta de tu bebé, es hora de comenzar a introducir nuevos sabores, colores y texturas.

Tu bebé ya puede comer la mayoría de alimentos que comen los adultos. Asegúrate de que le ofreces una dieta variada, con una gran selección de sabores y texturas, para que no pierda interés en la comida.

YA COME SOLITO

Y está dispuesto cada vez más a hacerlo. Esto es muy importante para su desarrollo físico y mental.

UN NUEVO JUEGO

Prepárate para el desastre que va a armar a la hora de la comida, pero es parte de la diversión. Tu bebé ha descubierto un nuevo juego, prepara el babero y toallitas para limpiar todo bien.

COME CON LOS MAYORES

Ya es uno más en la mesa, cuando coméis con más gente, lo que le ayuda a sociabilizarse.

LA MASTICACIÓN

Es una parte esencial en el desarrollo de tu bebé. No es necesario tener todos los dientes para hacerlo, las encías también son de gran ayuda para practicar.

NO SE FÍA DE LOS NUEVOS ALIMENTOS

Es normal que esté dudoso a la hora de probar nuevos alimentos. Sigue ofreciéndole la mayor variedad y déjale que coma con las manos, si se puede.

Vitaminas y minerales esenciales para el correcto desarrollo de tu bebé

A pesar de que sólo necesita cantidades muy pequeñas de vitaminas en su dieta, éstas son vitales para su crecimiento, desarrollo, aporte energético y protección de células y tejidos.

Una forma práctica y divertida de ayudarle a tener una dieta sana y equilibrada, es ofrecerle una dieta basada en los colores del arco iris: amarillo para alimentos ricos en almidón, marrón para carnes y/o legumbres (judías y lentejas) y rojos, verdes, morados y naranjas para verduras y frutas.

Si tu bebé recibe exclusivamente la leche materna, es recomendable un suplemento de vitamina D diaria de 10 microgramos. Pero es muy importante que antes de hacerlo, consultes con tu médico.

VITAMINA A

Ayuda a que sus huesos y dientes crezcan fuertes, mejora su visión y mantiene su piel sana.

VITAMINA B1 (TIAMINA)

Libera energía a partir de carbohidratos y ayuda a un crecimiento normal.

VITAMINAS B2 (RIBOFLAVINA) B3 (NIACINA) Y B6

Le aportan energía y, desarrollan su metabolismo y la formación de tejidos.

VITAMINA C

Es un antioxidante que, no sólo le protege de los radicales libres, sino que también ayuda al desarrollo de sus dientes, huesos, cartílagos y encías.

VITAMINA D

Mejora la absorción de calcio y fósforo y ayuda a mantener fuertes sus huesos y dientes.

VITAMINA E

Es un antioxidante que protege la grasa de los tejidos del cuerpo, contra la oxidación.

ANTIOXIDANTES

Los radicales libres son sustancias que se liberan de las reacciones químicas de nuestro cuerpo, y causan daños en las células, las proteínas y el ADN. Por ello, los antioxidantes, como las vitaminas (vitamina A, C y E) luchan contra ellos.

MINERALES

Los minerales se pueden dividir en dos tipos, los que necesita el cuerpo en pequeñas cantidades, como el hierro, el zinc y el selenio, y los que necesita en mayores cantidades, como el calcio, fósforo y sodio.

CALCIO Y FÓSFORO

Ayudan a desarrollar y mantener los huesos y dientes sanos.

HIERRO

Construye los glóbulos rojos de la sangre.

ZINC

Aporta energía al metabolismo y mejora la formación de tejido.

SELENIO

Protege contra el estrés oxidativo.

MAGNESIO

Es un suministro de energía para el metabolismo y la formación de los tejidos.

¿Qué alimentos debe tomar tu bebé para tener una dieta completa y cuáles debe evitar?

Aún es pequeño, pero tu bebé ya puede comer más variedad de alimentos. Debe tener tres comidas al día, además de un almuerzo o merienda saludables.

Durante su primer año, tu bebé necesita mucho calcio, alrededor de 400 mg al día. La leche es una de las mejores fuentes de calcio para tu bebé, que aún necesita leche materna o de fórmula. Además de eso, debe tomar entre 2 – 3 porciones más de cualquier producto lácteo diarias, como el yogur, el queso o el queso fresco.

Sus comidas principales deben tener una mezcla de alimentos muy similar a las de un adulto. Algunos alimentos que ya está listo para comer:

· Leche y productos lácteos: el calcio es necesario para el desarrollo de sus huesos, pero ahora pueden obtenerlo de gran variedad de fuentes.

· Carne, pescado, huevos, frutos secos o legumbres: son una buena fuente de proteínas y hierro, ambos esenciales para un correcto crecimiento.

· Pan, patatas, arroz y pasta: alimentos ricos en almidón, los cuales deben ser básicos en cada comida. Puedes ofrecerle un poco de pan integral, pero evita el arroz integral y la pasta de trigo entero, ya que contienen mucha fibra, y ésta puede hacer que, nutrientes como el hierro y el calcio, no se absorban correctamente.

· Cereales ricos en hierro: añade leche entera de vaca y un poco de fruta triturada, y no olvides leer las etiquetas para evitar los alimentos con mucho azúcar o sal. Debería recibir, como máximo, el 10% de sus necesidades deenergía diaria en azúcar. En cuanto a la sal, asegúrate de que no ingiere más de 2 g al día o 0,8 g de sodio.

· Verduras: frescas, congeladas o en conserva. Debe tomar de 3 a 5 porciones diarias, adaptadas a su edad, por lo menos una por comida. Una porción es alrededor de 40 g o el tamaño del puño del niño.

· Fruta: puede ser fresca, congelada, seca o enlatada. Debe tomar de 2 a 3 porciones diarias adaptadas a su edad. Puedes ofrecérsela como almuerzo o merienda, de postre y después de las comidas principales.

En cambio, en esta etapa debes evitar alimentos como:

· Alimentos altos en grasas y azúcar: como pasteles, galletas, helados, dulces y bebidas azucaradas. El exceso de los mismos aumenta el riesgo de caries y la obesidad, por lo que debes ofrecérselo con moderación, una o dos veces por semana. No debería recibir más del 10% de sus necesidades de energía diarias en azúcar.

· Frutos secos enteros grandes: como las nueces, ya que pueden ser difíciles de tragar. En cambio, sí los puede tomar en mantequilla o troceados.

· Pez espada y pez aguja: pueden contener altas cantidades de mercurio, lo cual puede afectar a su sistema nervioso.

· Marisco crudo: aumenta el riesgo de intoxicación alimentaria, por lo que debes evitarlo.

· Huevos o cualquier alimento que los contenga: deben estar, de lo contrario, bien cocinados. Tanto la yema como la clara deben ser sólidos.

· Sal: no necesitas añadir sal a ningún alimento, no es bueno para sus riñones. Hasta los 3 años no debe tomar más de 2 g de sal al día o 0,8 g de socio.

· Azúcar: no debes añadirlo a las comidas. Supervisa la cantidad de alimentos y bebidas dulces que toma. El azúcar de los frutos secos o los zumos también puede causar caries si se toman en exceso entre comidas.

Ideas para introducir fácilmente las frutas y verduras

Los adultos debemos tomar 5 o más porciones de fruta y verdura al día. Sin embargo, los niños, al ser más pequeños, deben ingerir alrededor de 4 porciones de fruta y verdura. Todas valen, fresca, congelada o enlatada (sin azúcar). Una porción es alrededor del tamaño de su puño. Por lo que 4 porciones al día podrían ser, la mitad de una manzana, una taza de fruta con cereales, un poco de puré de patataso un aperitivo a base de tiras de zanahoria cocidas (una zanahoria mediana).

No te preocupes por contar la cantidad de frutas y verduras que ingiere, recuerda que la clave está en la variedad, y muchas frutas contienen nutrientes similares a las verduras. Si tu bebé está pasando por una fase de intolerancia a la verdura, asegúrate de que su dieta contiene mucha fruta.

Algunas ideas creativas para que tu bebé tome más frutas y verduras:

· Congelarla: puedes congelar algunas piezas de fruta y mezclarlas con un poco de leche, para hacer un mini batido.

· Adaptarla al resto de comidas: añade fruta o verdura a tus recetas, como verdura troceada.

· Mojándola: lo que comería con galletas o pan puedes sustituirlo por palitos de fruta y verdura. 

· Mezclándola: la calabaza rallada o el puré de coliflor son buenos espesantes para sopas o guisos.

· Añadiéndola: como extra de algunas comidas resulta más fácil que la ingiera. Un poco de zanahoria rallada o algunas verduras trituradas pueden aportar más sabor y textura a las comidas.

.

Utilizamos cookies para mejorar el uso de nuestra página web y mejorar tu experiencia de navegación. Más información.