Consejos sobre Alimentación

¿Cómo debe realizarse la transición entre la leche materna y la leche de fórmula?

Aconsejamos que no se realice de golpe. Lo mejor es ir sustituyendo gradualmente las tomas de leche materna por el biberón. De esta manera haremos que el bebé se vaya acostumbrando poco a poco a su nuevo tipo de alimentación.

¿Qué alimentos deben ser los primeros en introducirse en la dieta del bebé?

Depende mucho del bebé y de la recomendación del profesional.Sin embargo, en Nutribén® aconsejamos lo siguiente:

A partir de 4 meses podemos añadir a su dieta: zumos, purés de frutas, papillas sin gluten e inicio al gluten paulatinamente.
A partir de 6 meses podemos añadir a su dieta: papillas con gluten, purés de verduras, carne blanca y/o ternera. Leche de continuación.
A partir de 8-10 meses podemos añadir a su dieta: purés de  pescado blanco y/o legumbres.
​​​​​​​A partir de los 12 meses podemos añadir a su dieta: papillas y copos Nutribén® desayuno. Preparado lácteo de crecimiento.

¿Cuándo hay que pasar a la alimentación sólida?

Todo depende de cada caso, pero en general sobre los 12 meses de vida el bebé come casi de todo, desde purés y alimentos líquidos como la sopa, hasta pan y galletas que mordisquea, así que es el momento de dejar de triturar para que se acostumbre a masticar, aunque sigamos manteniendo algunos platos triturados.

¿Cuándo puede un niño empezar a tomar leche de vaca? ¿Por qué no conviene dársela antes de tiempo?

La recomendación por parte de los expertos internacionales en alimentación infantil es que la introducción de la leche de vaca en la alimentación de los lactantes se retrase como mínimo hasta los 12 meses de edad, y a poder ser hasta los 3 años. Hasta ese momento pueden seguir utilizándose las leches de continuación, o pueden empezarse a utilizar las fórmulas 3 o de crecimiento.La razón es que hasta ese momento el sistema digestivo y renal de los bebés todavía está en proceso de desarrollo y la cantidad de sales minerales y proteínas de la leche de vaca pueden resultar excesivas para ellos. Además, la leche de vaca es rica en grasa saturada y pobre en hierro y ácidos grasos esenciales.

.

Utilizamos cookies para mejorar el uso de nuestra página web y mejorar tu experiencia de navegación. Más información.