Comer en familia, un hábito saludable para el desarrollo infantil

Alimentación 0 comentarios
Comer en familia

El actual ritmo de vida dificulta conciliar los horarios con los de nuestros hijos y provoca que tengamos menos tiempo para comer en familia, afectando a la interacción social y la convivencia. Pero reunirnos en torno a una mesa tiene muchos más beneficios.

  • Transmisión de buenos hábitos: en la educación alimentaria de nuestros peques existen dos etapas: una proactiva, donde ellos cumplen un papel activo y se fomenta el hábito de comer juntos, y una vivencial, donde los padres son el referente para adquirir buenos hábitos. 
  • Prevención de trastornos de conducta: es importante desvincular la utilización de la alimentación como premio y que aprendan a disfrutar de ella.
  • Favorece la unión familiar: al comer en familia se desarrolla una salud emocional equilibrada. Debe hacerse sin dispositivos tecnológicos que distraigan.

Comer en familia debe ser un momento para reforzar los vínculos, transmitiendo los valores a los más peques y construyendo así su sentido de identidad. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.