Nutrición tras un aborto

Alimentación 0 comentarios
Nutrición tras un aborto

Sufrir un aborto es una situación complicada que lleva asociado un desgaste físico y mental.

A lo largo de los últimos años se ha observado que la nutrición se relaciona con prácticamente todos los aspectos de nuestra salud. Nuestra alimentación puede ayudar a recuperarnos antes y mejor.

Después de sufrir un aborto, nuestro cuerpo pasa por un estado de recuperación en el que podemos sentir mareos, contracciones y calambres en el estómago, experimentar sangrado y sentirnos con poca fuerza.

Existen multitud de alimentos ricos en zinc, magnesio y folato que nos pueden ayudar a recuperarnos anímicamente tras un aborto 

Durante este proceso, la dieta te puede ayudar a recuperarte físicamente (y ayudar también a tu recuperación sentimental ya que ambas están relacionadas). Un aporte adecuado de vitaminas y minerales es más importante de lo que te podría parecer. Las vitaminas nos ayudan a mantener una energía tan necesaria en estos momentos y los minerales pueden ayudarte a sobrellevar ciertos síntomas asociados a esta situación.

Minerales como el zinc (arroz integral, chocolate negro, carne de cerdo, semillas de calabaza…), magnesio (nueces, frutas como el albaricoque, arroz integral…) o folato (verduras de hoja verde, frutos secos, legumbres…) intervienen en el estado de ánimo a través de distintos mecanismos, por lo que su aporte a través de la dieta es importante. El magnesio además puede reducir los calambres asociados a las contracciones del útero para recuperar su tamaño previo.

Otro aspecto relacionado que podemos evitar con la alimentación es la anemia asociada al sangrado a través del consumo de hierro que debe complementarse con un adecuado aporte de vitamina C para que este se absorba sin problemas. Para reponer los depósitos de calcio que se pueden haber perdido, podemos incluir en nuestra dieta los lácteos y sus derivados o alimentos como las sardinas o el brócoli.

Hay que tener en mente que la alimentación es la base de todo y debemos tenerla en cuenta en todos los aspectos de nuestra vida, pero más en ocasiones en las que nuestro cuerpo sufre cambios importantes.

Artículo elaborado por la nutricionista Belén Alonso. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *