Cómo retirar el pañal

Bebé 0 comentarios
Cómo quitar el pañal

Retirar el pañal es un momento clave del desarrollo infantil. Si tu hijo está listo no tiene por qué ser un proceso difícil, pero sí que requiere un poco de tiempo y paciencia por nuestra parte. Te contamos cómo saber si ha llegado el momento y las pautas para que sea todo un éxito.

¿Cómo saber si mi hijo está preparado para retirar el pañal?

Según la Asociación Española de Pediatría (AEP), los niños empiezan a estar preparados para retirar el pañal entre los 2 y los 3 años, y la edad ideal es a partir de los 30 meses. Pero como ocurre con todos los hitos del desarrollo, cada niño es diferente y es totalmente normal que tarde un poco más.

Si esperamos al momento adecuado, la retirada del pañal suele durar entre 2 semanas y un mes, pero si el niño aún no está listo, puede complicarse y ser mucho más larga. Para facilitar el proceso, lo ideal sería que el niño decidiera por sí solo quitarse el pañal, porque le molesta o porque ya no lo necesita. Pero a veces podemos vernos obligados a adelantar este momento para poder comenzar la escuela. En ese caso, hay que prestar atención a estas señales de que nuestro hijo está preparado para retirar el pañal:

  • Ya es capaz de caminar, sentarse y bajarse y subirse los pantalones solo.
  • Está empezando a entender nuestras instrucciones.
  • Moja menos el pañal a lo largo del día y aguanta más de 2 horas con él seco.
  • Tiene horarios regulares para hacer caca.
  • Sabe decir «caca» y «pipí» y nos avisa cuando se ha ensuciado.
  • No le gusta llevar el pañal sucio porque le resulta incómodo.
  • Le gusta imitar a sus papás o sus hermanos mayores cuando van al baño.

Primero empezaremos por retirar el pañal durante el día, pero seguiremos dejándoselo por las noches. El momento de quitar el pañal nocturno llegará más adelante.

Pautas para quitar el pañal

Enseñar a tu hijo a usar el baño es un proceso más de aprendizaje, y como tal requiere paciencia, calma y respeto a sus ritmos.

El primer paso siempre es escoger el momento adecuado y crear un ambiente tranquilo. Es importante que este proceso se haga en un buen momento para el niño y para los padres, que no coincida con otras situaciones estresantes como dejar el chupete, empezar el cole o dar la bienvenida a un nuevo hermanito.

También es buena idea enseñarle a distinguir sus necesidades desde pequeño. Cuando le cambiemos el pañal, podemos decirle «has hecho pipí» o «has hecho caca», para que vaya aprendiendo estas palabras y pueda identificar qué necesita en cada momento.

Cuando haya llegado el momento de retirar el pañal, empezaremos a enseñarle por imitación. Ya sabes que los niños aprenden copiando a los adultos, así que tiene que ver cómo lo hacéis vosotros. Deja su orinal en el baño para que pueda sentarse en él a la vez que papá o mamá.

El siguiente paso es quitarle el pañal y sentarle en el orinal en los momentos del día en los que es más probable que haga algo, por ejemplo, al levantarse o después del desayuno. Puedes entretenerle con cuentos o juegos, pero no hay que obligarle a que se quede sentado si no quiere. Felicítale cuando haga algo en el orinal, pero no le acostumbres a recibir premios por ello, ya que tiene que aprender que es algo natural. Poco a poco, se irá acostumbrando a pedirte ir al baño y podrás dejarle sin pañal durante más tiempo cada vez.

Cómo dejar el pañal: trucos y consejos

  • Normalmente se aconseja intentar retirar el pañal durante el verano, ya que la ropa es más ligera y fácil de poner y quitar. Además, los accidentes son menos molestos cuando no hace frío. Pero más que la estación, lo que importa es que sea el momento adecuado para el niño.
  • Es muy importante que durante estas semanas le pongamos al niño ropa muy práctica y que sea fácil de poner y quitar, para evitar posibles frustraciones.
  • Puedes ir a comprar el orinal con tu hijo y dejar que sea él quien escoja su favorito. De esta manera, estará más motivado para usarlo.
  • Es mejor evitar expresiones como «ya eres mayor» o «los niños mayores no usan pañal», ya que pueden vivirlas como una comparación y sentirse presionados. Y por supuesto, no debemos reñirle cuando haya algún accidente, ni tomárnoslo como un fracaso.
  • Para explicarle mejor qué tiene que hacer y por qué es importante saber ir al orinal él solito, puedes usar cuentos o libros con dibujos que te ayuden a convertirlo en un juego.
  • Y el consejo más importante: ¡no tengas prisa! Todos los niños acaban aprendiendo a ir al baño solos, pero no todos tardan lo mismo. Si tras varias semanas ves que no avanza, puedes volver al pañal una temporada antes de volverlo a intentar.

Más información:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *